Páginas

24 de julio de 2014

SANTO ADALID

Santo adalid, patrón de las Españas, amigo del Señor, defiende a tus discípulos queridos, protege a tu nación. Las armas victoriosas del cristianismo venimos a templar en el sagrado y encendido fuego de tu devoto altar. Firme y segura como aquella columna que te entregó la Madre de Jesús será en España la Santa Fe cristiana, bien celestial que nos legaste tú. Gloria a Santiago, patrón insigne. Gratos, tus hijos hoy te bendicen. A tus plantas postrados, te ofrecemos la prenda más cordial de nuestro amor. Defiende a tus discípulos queridos, protege a tu nación.

ROSARIO POR ESPAÑA


1º Misterio: Por la conversión de España, de sus gobernantes y jueces, para que las leyes defiendan los Derechos de Dios en nuestra Patria, como mejor garantía de los verdaderos derechos del hombre.
2º Misterio:º- Por el fin del aborto y de toda la legislación que atenta contra la Familia, y contra la Vida desde su concepción hasta el fin natural de la misma.
3º Misterio:- Por la unidad y la paz de España, y por la conversión de los que quieren romper esta “Tierra de María”; por la Juventud Española para que, libre de prejuicios, descubra la grandeza histórica de nuestra Patria.
4º Misterio:- Para que el aumento de la Fe Católica en España traiga consigo el fin de la crisis económica, y a nadie le falte el sustento y una vivienda digna.
5º Misterio:- Por el Clero Español, en sus sacerdotes y obispos, y por las almas consagradas para que, fieles a su vocación, sean testigos del Evangelio y pilares de la Tradición Católica de nuestro Pueblo; y para que promuevan la Consagración a los Sagrados Corazones de Jesús y de María.

"EN EL ROSARIO ESTÁ CIFRADA LA SALVACIÓN DE ESPAÑA". 
San Antonio Mª Claret

SANTA MISA CANTADA EN HONOR AL PADRE PIO

21 de julio de 2014

LA MISA DE SAN LORENZO DE BRINDIS

No podemos omitir un suceso de singular importancia en la vida de nuestro santo: su promoción al sacerdocio y la celebración de su primera misa. La santa misa fue para San Lorenzo de Brindis, durante su larga vida, el panal de todas las dulzuras y la fragua de todas las energías. Nuestro santo tiene rasgos eucarísticos inconfundibles que bien merecen ser puestos ante los ojos de todos los sacerdotes y de todos los cristianos. La santa misa fue el centro y la razón suprema de su vida espiritual. Después de una prolongada meditación preparatoria, el santo subía al altar, todo tembloroso y encendido de fervores. Allí eran los transportes y coloquios con su Dios, los éxtasis inefables. Parecía que Dios aprovechaba esa ocasión para comunicarse con su fiel siervo, sin velos y sin trabas. Las horas se sucedían rápidas en esos coloquios; tres, cinco, ocho horas duraba ordinariamente la misa de nuestro santo; y los acólitos acechaban los gestos y otras señales visibles de contemplación y de fervorosos éxtasis. Unos atestiguaron haberle visto rodeado de llamas, como si ardiese en una hoguera celestial; otros aseguraban que muchas veces le vieron elevado sobre el suelo, como transportado por manos invisibles. Un día, en la corte de Baviera, mientras el santo celebraba su misa, vieron todos los asistentes una clarísima luz que le circundaba y hermoseaba con resplandores celestes. Y esos efectos maravillosos se transmitían también al cuerpo: durante largos años, el santo padeció fuertes dolores de gota, con tal intensidad, que le privaban de cualquier movimiento. Sólo durante la celebración del santo sacrificio, sentía que Dios mitigaba sus dolores. El mismo lo confesaba: «Cuando estoy oficiando en el altar, mis tormentos desaparecen». Se le notaba ágil, rejuvenecido, hacía todas las ceremonias de la misa con soltura y gravedad, con cierta elegancia natural, con admirable exactitud en todos los pormenores litúrgicos. Con razón se ha dicho que las misas de San Lorenzo de Brindis son una página excepcional en la hagiografía cristiana. Se cuenta que viajando una vez por tierras de herejes, y no teniendo dónde celebrar el santo sacrificio, anduvo a pie más de cuarenta millas, con terribles dolores de gota; para no perder la misa. Caminó toda la noche, como llevado por el Espíritu de Dios, y a la madrugada llegó a una iglesia católica en la que pudo celebrar la santa misa con trasportes extraordinarios de felicidad.
Estando en el altar, lloraba con tal abundancia que alguna vez llegó a empapar de lágrimas siete pañuelos; sus amigos y devotos se los repartían después como reliquias, y los enfermos recobraban la salud con sólo tocar aquellos lienzos humedecidos.
Prudencio de Salvatierra, OFMCap

EL ROSARIO DE HOY CON SAN LORENZO DE BRINDIS


Santo Rosario.
Por la señal... 
Monición inicial: Se celebra hoy la fiesta de San Lorenzo de Brindis, presbítero y doctor de la Iglesia, Capuchino, predicador incansable por varias naciones de Europa, que de carácter sencillo y humilde, cumplió fielmente todas las misiones que se le encomendaron, como la defensa de la Iglesia ante los turcos que intentaban dominar Europa, la reconciliación de príncipes enfrentados y el gobierno de su Orden religiosa. Murió en Lisboa, en Portugal, el veintidós de julio de 1619. Destaca por su devoción a la Eucaristías (sus misas llegaban a durar 10 horas) y a la Virgen María.
Señor mío Jesucristo... 

MISTERIOS GOZOSOS
1.- La encarnación del Hijo de Dios en las entrañas purísimas de la Virgen María.
“¡Dichosos y bienaventurados aquellos que, inspirados del Espíritu divino y movidos por el afecto sincero del corazón, como enviados por Dios en compañía del arcángel San Gabriel, se acercan a la Virgen, la saludan con el ángel, la honran, la adoran y felicitan con vivo espíritu y con piadoso afecto de interna devoción! Porque no es posible que la Virgen no les devuelva su saludo. El ángel se retiró feliz, después de conseguir su petición; así también, los que la saludan con él, no podrán retirarse de su presencia sin una riquísima consolación del alma y sin copiosos favores y dones celestiales.”
2.-La Visitación de Nuestra Señora a su prima santa Isabel.
“No sin causa se unen el fruto bendito con la bendita Madre; puesto que entre Cristo y María hubo una unión inefable, no sólo de naturaleza y de sangre, sino también de ánimos, de corazones, de amor y caridad; de ahí que muchas veces aparecen juntos en el Evangelio Jesús y María.”
3.-El nacimiento del Niño Dios en el portal de Belén
“Fue concebido Cristo, pero en María. Nació Cristo, pero de María. Es adorado de los magos, pero en los brazos de María. En la circuncisión se le nombre Jesús, pero por María. Es presentado en el templo por María. Huye a Egipto con su Madre María y vuelve de allí con María. Le encuentra en el templo entre los doctores María. Empieza a obrar milagros a ruego de María. Pende clavado en la cruz, y allí está de pie a su lado María. Resucita de entre los muertos, y se aparece en primer lugar a María. Sube al cielo en presencia de María. Está sentado a la derecha del Padre, y a su derecha se sienta María. Son inseparables Jesús y María: son un corazón en dos cuerpos.”
4.-La purificación de Nuestra Señora y presentación del Niño Jesús en el templo
"La blancura de la nieve en el alma consiste en la perfecta observancia de la ley divina. Sólo el pecado mancha el alma y la pureza de la conciencia, y el pecado no es sino la palabra, obra o deseo contra la ley de Dios, la transgresión de la ley divina y la desobediencia a los mandamientos celestiales. La pureza del alma consiste, por el contrario, en la íntegra y perfecta fe y caridad: Dichosos los que oyen la palabra de Dios por la fe, y la guardan por la caridad, pues: quien me ama, guardará mi palabra (Jn 14,23)."
5.- El niño Jesús perdido y hallado en el templo
“Comprendamos la múltiple riqueza que encierra la palabra de Dios, ya que es como el tesoro en que se hallan todos los bienes. De ella proceden la fe, la esperanza, la caridad, todas las virtudes, todos los dones del Espíritu Santo, todas las bienaventuranzas evangélicas, todas las buenas obras, todos los actos meritorios, toda la gloria del paraíso: Aceptad dócilmente la palabra que ha sido plantada y es capaz de salvaros..”

SANTA MISA CANTADA DEL VI DOMINGO DESPUÉS DE PENTECOSTÉS

20 de julio de 2014

EL ROSARIO DE HOY CON SAN JERÓNIMO EMILIANI

Santo Rosario.
Por la señal... 
Monición inicial: 
San Jerónimo Emiliani, que en su juventud se dejó llevar por la cólera y la lujuria, pero, tras ser encarcelado por sus enemigos, se convirtió a Dios y se entregó al cuidado de los más necesitados, especialmente de los huérfanos y enfermos.  Junto con los compañeros que logró reunir, dio inicio a la Congregación llamada de los Clérigos Regulares de Somasca, y después, mientras atendía a los enfermos en esa misma población de Somasca, cerca de Bérgamo, en Lombardía, contrajo la peste y falleció piadosamente. Con sus enseñanzas y consejos meditamos este rosario.
Señor mío Jesucristo... 
MISTERIOS GLORIOSOS
1.-La Resurrección del Señor.
“Rogad a Cristo peregrino diciéndole: ¡Quédate con nosotros. Señor, pues se hace tarde!.”
2.- La Ascensión del Señor
“No sé decirles nada más que rogarles, por las llagas de Cristo, que quieran ser mortificados en todo acto externo suyo y revestirse interiormente de humildad, caridad y de unción; que se soporten unos a otros; que guarden obediencia y respeto por el encargado y por las santas y antiguas ordenanzas cristianas; amables y benignos con todos, sobre todo con los que viven en casa; y, por encima de todo, que jamás murmuren.”
3.- La Venida del Espíritu Santo sobre los Apóstoles reunidos en torno a la Virgen María
“Solo Dios es bueno y que Cristo obra en aquellos instrumentos que se dejan guiar por el Espíritu Santo.”
4.- La Asunción de María Santísima a los Cielos
“Confiemos en nuestro Señor benignísimo y tengamos verdadera esperanza en El sólo, porque todos los que esperan en Él no serán confundidos para siempre y quedarán estables, fundados sobre la piedra firme y, para obtener esta gracia, acudamos a la Madre de las gracias".
5.- La Coronación De La Virgen Como Reina Y Señora De Todo Lo Creado.
Si permanecéis fuertes en la fe en medio de las tentaciones, el Señor os consolará en este mundo, os hará salir de la tentación y os dará paz y descanso en este mundo: en este mundo, digo, temporalmente, y en el otro, para siempre.”

ORACIÓN DE SAN JERÓNIMO EMILIANI POR LA IGLESIA


Dulce Padre nuestro Señor Jesucristo, te rogamos por tu infinita bondad que reformes al pueblo cristiano según aquel estado de santidad que tuvo en tiempo de tus apóstoles. Escúchanos, Señor, porque benigna es tu misericordia y en tu inmensa ternura vuélvete hacia nosotros.
Señor Jesucristo, Hijo del Dios vivo, ten piedad de nosotros.
Señor Jesucristo, Hijo del Dios vivo, ten piedad de nosotros.
Señor Jesucristo, Hijo del Dios vivo, ten piedad de nosotros.
Por el camino de la paz, de la caridad y de la prosperidad me guíe y me defienda el poder de Dios Padre, la sabiduría del Hijo y la fuerza del Espíritu Santo y la gloriosa Virgen María. El ángel Rafael, que estuvo siempre con Tobías, esté también conmigo en todo lugar y camino.
¡Oh buen Jesús, oh buen Jesús, oh buen Jesús, amor mío y Dios mío, en ti confío, no quede yo confundido!
Confiemos en nuestro Señor benignísimo y tengamos verdadera esperanza en El sólo, porque todos los que esperan en Él no serán confundidos para siempre y quedarán estables, fundados sobre la piedra firme y, para obtener esta gracia, acudamos a la Madre de las gracias, diciendo:
DIOS TE SALVE, MARÍA...
Además, agradezcamos a Dios nuestro Señor y Padre celestial todos los favores y gracias que nos ha concedido y que continuamente nos concede, rogándole que en el futuro se digne socorrernos en todas nuestras necesidades, tanto temporales como espirituales:
PADRE NUESTRO...
Pidamos también a la Virgen que se digne interceder ante su querido Hijo por todos nosotros, para que nos conceda la gracia de ser humildes y mansos de corazón, de amar a su Divina Majestad sobre toda otra cosa y a nuestro prójimo como a nosotros mismos y para que estirpe nuestros vicios, nos aumente las virtudes y nos conceda su santa paz:
DIOS TE SALVE, MARÍA...
Y por todos aquellos que se encomiendan a nuestras oraciones, por los que rezan a Dios por nosotros y por aquellos por los que tenemos obligación de rezar, por nuestros amigos y enemigos y por todos los fieles difuntos:
DIOS TE SALVE, MARÍA...
Humillémonos todos en presencia de nuestro Padre celestial como hijos pródigos que hemos disipado todos nuestros bienes espirituales y temporales, viviendo disolutamente, y por ello pidámosle misericordia, diciendo:Misericordia, concédenos tu misericordia, Hijo del Dios vivo.

EL HOMBRE SIEMPRE TIENE HAMBRE DE ALGO MÁS

COMENTARIO AL EVANGELIO DOMINICAL
Forma Extraordinaria del Rito Romano
El Evangelio de este domingo describe el milagro de la multiplicación de los panes, que Jesús realiza para una multitud de personas que lo seguían para escucharlo y ser curados de diversas enfermedades (cf. Mt 14, 14). Al atardecer, los discípulos sugieren a Jesús que despida a la multitud, para que puedan ir a comer. Pero el Señor tiene en mente otra cosa: «Dadles vosotros de comer» (Mt 14, 16). Ellos, sin embargo, no tienen «más que cinco panes y dos peces». Jesús entonces realiza un gesto que hace pensar en el sacramento de la Eucaristía: «Alzando la mirada al cielo, pronunció la bendición, partió los panes y se los dio a los discípulos, y los discípulos se los dieron a la gente» (Mt 14, 19). El milagro consiste en compartir fraternamente unos pocos panes que, confiados al poder de Dios, no sólo bastan para todos, sino que incluso sobran, hasta llenar doce canastos. El Señor invita a los discípulos a que sean ellos quienes distribuyan el pan a la multitud; de este modo los instruye y los prepara para la futura misión apostólica: en efecto, deberán llevar a todos el alimento de la Palabra de vida y del Sacramento.
En este signo prodigioso se entrelazan la encarnación de Dios y la obra de la redención. Jesús, de hecho, «baja» de la barca para encontrar a los hombres. San Máximo el Confesor afirma que el Verbo de Dios «se dignó, por amor nuestro, hacerse presente en la carne, derivada de nosotros y conforme a nosotros, menos en el pecado, y exponernos la enseñanza con palabras y ejemplos convenientes a nosotros» (Ambiguum 33: PG 91, 1285 C). El Señor nos da aquí un ejemplo elocuente de su compasión hacia la gente. Esto nos lleva a pensar en tantos hermanos y hermanas (...) sufren las dramáticas consecuencias de la carestía, agravadas por la guerra y por la falta de instituciones sólidas. Cristo está atento a la necesidad material, pero quiere dar algo más, porque el hombre siempre «tiene hambre de algo más, necesita algo más» (Jesús de Nazaret, Madrid 2007, p. 315). En el pan de Cristo está presente el amor de Dios; en el encuentro con él «nos alimentamos, por así decirlo, del Dios vivo, comemos realmente el “pan del cielo”» (ib., p. 316). Queridos amigos, «en la Eucaristía Jesús nos hace testigos de la compasión de Dios por cada hermano y hermana. Nace así, en torno al Misterio eucarístico, el servicio de la caridad para con el prójimo» (Sacramentum caritatis, 88). Nos lo testimonia también san Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús, de quien hoy la Iglesia hace memoria. En efecto, Ignacio eligió vivir «buscando a Dios en todas las cosas, y amándolo en todas las criaturas» (cf. Constituciones de la Compañía de Jesús, III, 1, 26). Confiemos a la Virgen María nuestra oración, para que abra nuestro corazón a la compasión hacia el prójimo y al compartir fraterno.
Benedicto XVI

EVANGELIO DEL DOMINGO: COMIERON HASTA SACIARSE


EVANGELIO DEL VI DOMINGO DESPUÉS DE PENTECOSTÉS
Forma Extraordinaria del Rito Romano
En aquel tiempo: Hallándose una inmensa turba en torno a Jesús y no teniendo qué comer, llamó a sus discípulos, y les dijo: Lástima me da esta multitud, porque tres días hace que me siguen, y no tienen qué comer, y si los envío a sus casas en ayunas, desfallecerán en el camino, pues algunos han venido de lejos. Respondiéronle sus discípulos: ¿Quién será capaz de procurarles pan abundante en esta soledad? Y les preguntó: ¿Cuántos panes tenéis? Respondieron: Siete. Mandó entonces a la gente sentarse en el suelo, Y tomando los siete panes, dio gracias y los partió, y dio a sus discípulos para que los distribuyesen entre las gentes; y se los repartieron. Como tenían algunos pececillos, bendíjolos también, y mandó distribuírselos. Comieron hasta saciarse, y de las sobras se recogieron siete cestos, siendo los que habían comido como cuatro mil; y los despidió. 
Mc 8, 1-9

19 de julio de 2014

EL ROSARIO DE HOY CON SAN VICENTE PAUL


Santo Rosario.
Por la señal... 
MONICIÓN INICIAL: San Vicente Paúl fue un sacerdote del siglo XVII que lleno de espíritu sacerdotal se entregó al servicio de los pobres en los que veía el rostro del Señor doliente. Fundó la Congregación de la Misión (Paúles), al modo de la primitiva Iglesia, para formar santamente al clero y subvenir a los necesitados, y con la cooperación de santa Luisa de Marillac, fundó también la Congregación de Hijas de la Caridad (1660).
Sobre el Santo Rosario decía: Ya sabéis la importancia que tiene hacer bien esta oración, ya que de todas las oraciones solamente ésta, o sea el Padrenuestro, fue la que enseñó Nuestro Señor a los apóstoles (…) La otra oración de la que está compuesto el rosario es el Avemaría, que fue hecha por el Espíritu Santo. (…) Así pues, el rosario es una oración muy eficaz, cuando se hace bien…
Meditamos con sus enseñanzas los misterios gozosos. 
Señor mío Jesucristo... 
MISTERIOS GOZOSOS
1. LA ENCARNACIÓN DEL HIJO DE DIOS EN LAS ENTRAÑAS PURÍSIMA DE LA VIRGEN MARÍA
“Si la previsión eterna puso ya entonces sus ojos para descubrir este receptáculo de su Hijo y, después de descubrirlo, lo adornó de todas las gracias que pueden embellecer a una criatura, como él mismo lo declaró por boca del ángel que le envió como embajador, ¡con cuánta mayor razón hemos de prever nosotros el día y la disposición requerida para recibirle! ¡Cómo hemos de adornar cuidadosamente nuestra alma de las virtudes requeridas por este tan alto misterio y que podemos adquirir por la devoción! (X, 43).”
2. LA VISITACIÓN DE NUESTRA SEÑORA A SU PRIMA SANTA ISABEL
“¡Quiera la bondad de Dios darnos… un corazón grande, ancho, inmenso! Magnificat anima mea Dominum!: es preciso que nuestra alma engrandezca y ensalce a Dios, y para ello que Dios ensanche nuestra alma, que nos dé amplitud de entendimiento (de inteligencia, de comprensión) para conocer bien la grandeza, la inmensidad del poder y de la bondad de Dios; … anchura de voluntad, para abrazar todas las ocasiones de procurar la gloria de Dios. Si nada podemos por nosotros mismos, lo podemos todo con Dios (XI, 122-123)”
3. EL NACIMIENTO DEL HIJO DE DIOS EN EL PORTAL DE BELÉN.
"Al servir a los pobres se sirve a Jesucristo" 
4. LA PRESENTACIÓN DE JESÚS EN EL TEMPLO Y LA PURIFICACIÓN DE NUESTRA SEÑORA
“La perfección no consiste en la multitud de cosas hechas, sino en el hecho de estar bien hechas.”
5. EL NIÑO JESÚS PERDIDO Y HALLADO EN EL TEMPLO

“¿Qué es la santidad? Es el desprendimiento y la separación de las cosas de la tierra, y al mismo tiempo el amor a Dios y la unión con su divina voluntad.”

FIESTA DE NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN EN LA IGLESIA DEL SALVADOR

 Ofrecemos a continuación las fotografías de Dña. Ana María Galvez Aguiló de la Santa Misa rezada en honor a Nuestra Señora del Monte Carmelo el pasado 16 de julio en la Iglesia del Salvador de Toledo.
¡Salve, Reina poderosa, 
dulce Madre del Carmelo! 
oye pía desde el cielo 
de tus hijos el clamor 
Salve Virgen pura, 
salve, Virgen Madre, 
salve, Virgen bella, 
Reina Virgen, Salve. 
¡Salve, Madre del Carmelo, 
cuyo santo escapulario 
nos defiende del contrario, 
cual escudo protector! 
Salve, Virgen ... 
¡Salve, tierna Madre nuestra! 
¡Ah! no ceses un instante 
de guardarnos en tu amante 
compasivo Corazón. 
Salve, Virgen ... 
¡Salve, puerta de los cielos, 
por quien Dios al hombre vino! 
por ti el hombre halla el camino 
de llegar al Redentor. 
Salve, Virgen ... 






17 de julio de 2014

ORACIÓN A LA SANTA CRUZ


¡Oh Santa Cruz! Madero Hermoso en donde murió mi Señor para darme eterna luz y librarme del contrario, ante ti me humillo y reverente imploro a mi Señor Jesucristo que por los padecimientos que sobre ti recibió en tu Santísima Pasión me conceda los bienes espirituales y corporales que me convengan.
Elevada ante el mundo, eres faro luminoso que congregas a tu rededor a la cristiana grey para entonar cantos de Gloria al Cristo Rey, al Dios Hombre que siendo dueño de todo lo creado, permitió ser crucificado sobre Ti para la redención del genero humano.
Sobre ti se operó el asombroso misterio de la redención del mundo, desde entonces libra al cristiano de la culpa original, puede llamarse Hijo de Dios Eterno y aspirar a la gloria celestial.
Bendita seas! por los siglos de los siglos, fuiste entre los paganos signo de valor y afrenta y hoy eres emblema del cristiano y esperanza para ser perdonado por el sublime sacrificio de mi Señor Jesucristo, a quien esperamos servir y honrar por toda la eternidad. Amen
¡Santa Cruz de mi Jesús, que expiró para darnos luz, yo te doy mi reverencia, oh preciosa y Santa Cruz!.
El camino que nos marques en el mundo seguiremos, que a la Cruz siempre abrazados con su signo venceremos.
A tus plantas hoy me encuentro, mi Divino Redentor.
Haz que con su santa paciencia, carguen en el mundo mi Cruz.
Oh Dios Omnipotente que sufriste en la Cruz la muerte, para redimirnos de nuestros pecados. Oh Santa Cruz de Jesucristo, sé mi verdadera luz.
Oh Santa Cruz de Jesucristo, ten piedad de mí. Oh Santa Cruz de Jesucristo, sé mi esperanza. Oh Santa Cruz de Jesucristo, aleja de mí todo temor a la muerte.
Oh Santa Cruz de Jesucristo, derrama en mi alma el bien. Oh Santa Cruz de Jesucristo, aleja de mi todo mal. Oh Santa Cruz de Jesucristo, hazme entrar en el camino de la salvación.
Oh Santa Cruz de Jesucristo, presérvame de todos los accidentes, temporales y corporales para que pueda adorarte siempre, así como a Jesús Nazareno a quién imploro para que tenga piedad de mí.
Haz que el espíritu maligno visible o invisible huya de mi por todos los siglos de los siglos. Amén.
En honor de la preciosa Sangre de Jesucristo y de su penosa muerte, en honor de su Resurrección y de su Encarnación Divina, por medio de la cual puede conducirnos, a la vida eterna: que así como es cierto que Jesucristo nació en Navidad, que fue Crucificado en Viernes Santo, que José y Nicodemus quitaron a Jesucristo de la Cruz y que Jesucristo subió al cielo, que así se digne libertarme de los ataques de mis enemigos, tanto visibles como invisibles desde hoy y por los siglos de los siglos. Amén.
Dios Todopoderoso, entre tus manos entrego mi alma, Jesús, María, José, Ana y Joaquín.
Jesús mío, por la amargura que sufriste por mí en la Santa Cruz, principalmente cuando Tu Alma tan sagrada se separó de Tu Cuerpo, ten piedad de mi alma cuando se separe de este mundo.
¡Oh Jesús! concédeme el valor necesario para soportar mi cruz a imitación Tuya, enséñame a llevar con paciencia todos los sufrimientos, que mi temor a ellos se convierta en virtud.
Que la Omnipotencia del Padre se digne de cubrirme con la sabiduría del Espíritu Santo.
Dígnate recibirme y conducir mi alma a la vida eterna.
Amén.

EL TRIUNFO DE LA CRUZ. AVE CRUX, SPES NOSTRA!


El día dieciséis de julio, se celebraba la muy toledana fiesta del “Triunfo de la Santa Cruz”. Como consecuencia de la victoria cristiana sobre los  musulmanes, en la batalla de las Navas de Tolosa, el 16 de julio de 1212, en la  diócesis de Toledo, se introdujo una tercera fiesta para honrar la Cruz de  Cristo. Llegó a ser de precepto en nuestra diócesis. Así la mantuvieron los  diversos sínodos diocesanos durante varios siglos. Incluso se mantuvo como  fiesta de guardar en el sínodo del Cardenal Tavera (año 1536), que redujo el  número de las fiestas de precepto.
El Papa Gregorio XIII, por bula de 30 de diciembre de 1573, mandó que la fiesta del Triunfo de la Santa Cruz se celebrara en todos los Reinos de España y en el Nuevo Mundo.
 Esta fiesta de ámbito muy local tuvo que competir con la fiesta de la  Virgen del Carmen, que, desde fines del siglo XV, se celebró el mismo día dieciséis de julio. En el año 1726, el Papa Benedicto XIII extendió a la Iglesia  universal la fiesta de la Virgen del Carmen.
El Triunfo de la Santa Cruz, corriendo los años, quedó reducida a  poblaciones muy concretas, como consecuencia de un voto popular (La Puebla  de Montalbán, Santa Olalla) o por ser titular de la Parroquia (Santa Cruz del Retamar).
Pidamos insistentemente al Divino Crucificado que nos ayude, como en otro tiempo ayudó a los ejércitos cristianos, a luchar contra los enemigos actuales de nuestra fe: el espíritu mundano y secularizante dentro de la Iglesia, el indiferentismo y relativismo acerca de la verdad, el materialismo y sensualismo que hace olvidar al hombre que ha sido creado para el cielo.

AVE CRUX, SPES NOSTRA!

16 de julio de 2014

SANTO ROSARIO EN HONOR A NUESTRA SEÑORA, LA VIRGEN DEL CARMEN


Santo Rosario en honor a Nuestra Señora, la Virgen del Carmen.
Por la señal... 
Señor mío, Jesucristo
MISTERIOS GLORIOSOS
1.- La Resurrección del Señor.
Jesús resucitado es la vida, él está con nosotros todos los días.
Virgen del Carmen: tú que fuiste colmada de alegría en la Resurrección de tu Hijo, concédenos que nuestras vidas sean testimonio de fe, esperanza y amor. Fruto: la verdadera alegría.
2.- La Ascensión de Jesús al cielo.
Jesús sube al cielo, va a prepararnos un lugar para nosotros.
Virgen del Carmen: tú que fuiste figurada en una nube por el profeta Elías, que con su lluvia fecundó copiosamente la tierra, te pedimos que nos alcances de tu Hijo copiosas lluvias que derrame sobre nosotros y nuestros familiares abundantes bendiciones.
Fruto: esperanza y ansia del cielo.
3.- La venida del Espíritu Santo sobre los apóstoles reunidos en torno a la Virgen María.
El Espíritu Santo es el don que nos viene si vivimos en oración con María.
Virgen del Carmen: danos la gracia de perseverar en la oración y así nos dispongamos a recibir los dones del Espíritu Santo y que El renueve nuestras vidas con frutos de virtudes y buenas obras.
Fruto: el celo apostólico.
4.- La Asunción de la Virgen a los cielos en cuerpo y alma.
La Virgen acompaña a Jesús en su triunfo sobre la muerte, en el cielo nos espera.
Virgen del Carmen: te pedimos que siempre estés cerca de nosotros para protegemos y asistimos en el momento de nuestra muerte.
Fruto: la devoción a María
5.- La coronación de la Santísima Virgen como Reina y Señora.
María es Madre de todos los hombres y desde el cielo ejerce su maternidad velando y cuidando por sus hijos.
Virgen del Carmen: tú que fuiste ensalzada como reina del universo, a semejanza de tu Hijo concédenos a nosotros, tus hijos peregrinos de este mundo, tu protección maternal y que un día todos gocemos contigo la alegría del reino.
Fruto: la confianza en María.

LETANÍAS A LA SANTÍSIMA VIRGEN DEL CARMEN
Señor ten piedad
Cristo ten piedad
Señor ten piedad
Santa María
Santa Madre de Dios
Santa Virgen de las vírgenes
Hija elegida del Padre
Madre de Cristo Rey
Esposa del Espíritu Santo
Virgen hija de Sión
Virgen pobre y humilde
Virgen dulce y obediente
Esclava del señor
Madre corredentora
Llena de gracia puente de la belleza
Compendio de maravillas
Fruto escogido de la Redención
Perfecta discípula de Cristo
Purísima imagen de la Iglesia
Nueva mujer
Mujer vestida de sol
Mujer coronada de estrellas
Señora afable
Señora llena de piedad
Señora nuestra
Alegría de Israel
Esplendor de la iglesia
Orgullo del género humano
Abogada de la gracia
Maestra de piedad
Ayuda del pueblo de Dios
Reina de caridad
Reina de misericordia
Reina de la paz
Reina de los ángeles
Reina de los patriarcas
Reina de los profetas
Reina de los mártires
Reina de los confesores
Reina de las vírgenes
Reina de todos los santos
Reina concebida sin pecado original
Reina llevada al cielo
Reina del mundo
Reina del cielo
Reina del universo
Reina de las familias
Reina del Santo Rosario
Reina y hermosura del Carmelo,
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo perdónanos. Señor
Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo escúchanos, Señor
Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo ten piedad de nosotros.
V. Ruega por nosotros Santa Madre de Dios
R. Para que seamos dignos de las promesas de Nuestro Señor Jesucristo. Amen


Oremos.  Te suplicamos Señor, que nos asista con su intercesión poderosa la Santísima Virgen, María, Madre y Reina del Carmelo, para que, guiados por su ejemplo y protección, lleguemos hasta la cima del monte de la perfección que es Cristo. Que vive y reina por los siglos de los siglos. Amen.

¡QUÉ TARDE MÁS HERMOSA!

"¡Que tarde más hermosa!: con estas palabras resume D. Nicolás Castellanos de Manjavacas la celebración de las I Vísperas de Nuestra Señora del Carmen en el día de ayer en el Convento de PP. Carmelitas de Toledo. La comunidad rindió su homenaje a tan celestial Señora participando en el besamanos de la Virgen. Agradecemos a los PP. Carmelitas su acogida fraterna.

NOVENA A LA VIRGEN DEL CARMEN (9)

El Escapulario es medio para recibir alivio en el purgatorio, pues la Virgen ha prometido sacar pronto de aquellas oscuras cárceles a los que en vida hubieran llevado su santa librea y hubiesen con ella expirado.
3 Avemarías
Oh Virgen Santísima,
amparad y asistid a los que os veneramos
bajo el dulce título del Carmen
y hacednos dignos de vuestras promesas.

Salvadnos y abridnos las puertas del cielo. Amen.

15 de julio de 2014

EL ROSARIO DE HOY CON SAN BUENAVENTURA


Santo Rosario.
Por la señal... 
Monición inicial: 
Tal día como hoy del año 1274, se daba sepultura al cuerpo del gran san Buenaventura, obispo de Albano y doctor de la Iglesia, celebérrimo por su doctrina, por la santidad de su vida y por las preclaras obras que realizó en favor de la Iglesia. Como ministro general rigió con gran prudencia la Orden de los Hermanos Menores, siendo siempre fiel al espíritu de san Francisco y en sus numerosos escritos unió suma erudición y piedad ardiente.
Devotísimo de la Virgen María exclamaba: “Hay una novena bienaventuranza. Dice así: Bienaventurados los devotos de la Santísima Virgen, porque tendrán sus nombres escritos en el libro de la Vida Eterna.”
Señor mío Jesucristo... 
MISTERIOS DOLOROSOS
1. La Oración de Jesús en el Huerto
“La verdadera perfección consiste en esto: hacer siempre la santa voluntad de Dios.”.
2. La flagelación de Jesús atado a la columna.
“La senda que conduce a la vida perenne no es sino la que atraviesa el puente levantado por Cristo, que es la cruz, y que consiste en la lucha y en la victoria contra las perversas inclinaciones”
3. La coronación de espinas
“Aun cuando con el favor de la gracia divina hubieres hecho bien todas las cosas, reconociéndote como siervo inútil y pecador, júzgate indigno de todo beneficio de Dios; conserva, no obstante, robustísima tu fe, con el corazón lleno de amor, esperando con gran confianza que el Padre de las misericordias te abrirá su seno misericordioso.”
4. Nuestro Señor con la cruz a cuestas camino del Calvario
“Considera ora tu caída, ora tu huida, cuando Él te retenía, te levantaba, te atraía; ora tu continua ingratitud, a pesar de que el seno inefable de la misericordia divina siempre está abierto para recibirte, y, arrastrado de ardentísimo amor, arrójate a Él deshaciéndote en lágrimas.”
5. La crucifixión y muerte del Señor

“Quien a este propiciatorio mira (a Cristo), volviendo a él por entero su rostro, y lo mira colgado en la cruz con sentimientos de fe, esperanza, caridad, devoción, admiración alegría, honra, alabanza y júbilo, ése celebra con Él la pascua.”

CANTOS A NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN

COMO ACERCARSE A LA COMUNIÓN. SAN BUENAVENTURA

En el primer lugar, antes de allegarse el sacerdote al Sacrificio del altar, debe estar poseído de un sentimiento de universalidad, por cuanto que no obra entonces como persona privada, sino en nombre de la Iglesia universal. Por lo tanto, en nombre de todos los vivientes debe ofrecer el Sacrificio por los que expían en el purgatorio; en nombre de los que viven y murieron en el Señor, lo ofrece para gloria y alabanza de los santos ángeles y de los bienaventurados del cielo; y en nombre de toda la universalidad de los justos, lo ofrece en honor de la Santísima Trinidad. Debe hacerse apto e idóneo para recibir tan alto Sacramento, lo que conseguirá si antes da entrada a Dios en su corazón, al cual viene por la parte racional como luz y claridad, por la parte afectiva como dulzura y bondad, y por la irascible como vigor y fuerza con que vence los obstáculos que le impiden unirse con El. Además de esto debe el alma procurar la caridad, en cuyos ardorosos afectos ha de andar envuelta como en encendida túnica de amor para tratar dignamente este sacramento. Finalmente, debe acompañarle la integridad y pureza de la fe, que traspasa las fronteras de la razón. Según esto, ha de creer que está allí el verdadero cuerpo de Cristo, nacido de la Santísima Virgen, en virtud y por obra de la transubstanciación; la presencia del alma de Cristo se explica allí por la natural concomitancia con su cuerpo; juntamente con esto, está también la Divinidad, inseparable de la humanidad en fuerza de la unión hipostática; ambas naturalezas, divina y humana, residen en el Sacramento con los profundos misterios que las acompañan. En segundo lugar, en el momento de la recepción del Sacramento, debe presentarse el hombre ataviado con estas santas disposiciones: primera, una pureza angelical, con la represión y pleno dominio de todo movimiento levantisco de las pasiones; segunda, esta pureza debe extenderse a todos los afectos del alma, que deben estar limpios de todo lo que sabe a terreno y caduco; tercera, ha de acompañar al alma el recuerdo vivo de la pasión de Cristo, ya que este Sacramento es memorial de ella. Cuarta, debe aspirar con sus deseos a la plenitud de la felicidad eterna, cuyos primeros sabores y vislumbres se le comunican en este Sacramento. Finalmente, y en tercer lugar, se manifiestan los frutos o inefables beneficios que vienen al alma después de recibir la Eucaristía, que son los que a continuación se indican. Con la comunión Cristo da entrada en nuestra alma a sus secretos y misteriosos consuelos, estableciendo en ella su mansión, la cual debemos preparar con el humilde conocimiento de nosotros mismos, con dulces transportes de amor, con el sosiego y la paz exenta de toda turbación y con la contemplación de las cosas celestiales. Disminuye la inclinación al mal, que, si bien no la extingue absolutamente, la tiene como reprimida. Da, finalmente, al alma la seguridad de la bienaventuranza eterna.